3 Razones por las que estoy invirtiendo en Bitcoin

Bitcoin en Español
39 min readJan 1, 2021

--

*Artículo traducido al español a partir del original publicado por Lyn Alden (@LynAldenContact) en su sitio web de estrategia de inversión, con autorización del autor.

Las criptodivisas basadas en Blockchain han existido por un poco más de una década, desde el lanzamiento de Bitcoin a principios de 2009.

Si bien esta clase de activo ha crecido considerablemente, aun permanece relativamente pequeño y altamente volátil, así que la decision de incluir una pequeña exposición de Bitcoin o alguna otra criptodivisa dentro de un portafolio de inversión puede ser controvertida y confusa.

Tal vez este artículo ayude a algunos inversionistas en su decisión, ya sea en un sentido o en el otro. El análisis disponible en línea sobre Bitcoin puede ser muy polarizante; ya sea escrito por los altamente intensos entusiastas o desechado como un esquema de fraude. Siendo una inversionista con una inclinación hacia el valor y énfasis en el panorama macro global, he buscado encontrar un punto medio compartiendo mi visión sobre Bitcoin, la cual es actualmente alcista.

Si bien yo sabía de la existencia de Bitcoin como un activo especulativo menor desde 2011, y conocía a alguien que minaba en su computadora cuando aquello todavía era possible (ahora se requieren circuitos integrados de aplicación específica debido a la dura competencia), escribí mi primer artículo sobre criptodivisas en noviembre de 2017, cuando el precio oscilaba dentro del rango de USD$6,500 — USD$8,000. Durante el periodo de una semana o dos de escritura y edición, el precio subió sustancialmente en ese rango. Mi conclusión en su momento fue de neutral a bajista y no compré nada.

En este momento hay ya bastante optimismo anticipado; bitcoin y otras criptodivisas están demasiado caras comparado con su uso estimado actual. Los inversionistas están asumiendo que lograrán una adopción amplia y están pagando consecuentemente. Eso significa que los inversionistas deben ser considerablemente cautelosos.

-Lyn Alden, noviembre de 2017

Aproximadamente un mes después del artículo original, Bitcoin dio un gran brinco fugaz en su precio hasta alcanzar USD$20,000, pero después cayó hasta menos de USD$3,500 un año después, y desde entonces se ha recuperado y ha estado fluctuando en un amplio rango de precio con muy pocas ganancias o poco duraderas.

Desde que publiqué mi artículo original hace ya casi dos años y medio, Bitcoin tuvo un menor rendimiento que el S&P 500, oro, bonos del Tesoro, y una variedad de clases de activos, especialmente si lo basamos en la volatilidad ajustada:

He actualizado el artículo de vez en vez para refrescar los datos y mantenerlo relevante mientras suceden los cambios en la industria, pero más allá de estar al tanto del espacio esporádicamente, básicamente lo ignoré.

A principios de 2020, volví a revisar Bitcoin y cambié mi visión a tendencia alcista. Lo recomendé como una pequeña posición en mi servicio de investigación premium el 12 de abril, y compré algunos bitcoins personalmente el 20 de abril. El precio estaba alrededor de USD$6,900 por ese periodo. Desde ese momento en abril, Bitcoin rápidamente se disparó hacia el rango de USD$9,000+ con 30%+ de retorno, pero el precio es altamente volátil, así que esas ganancias pueden o no ser duraderas:

Mi caso base es que Bitcoin se comporte muy bien en los próximos 2 años, pero ya veremos. Me gusta como una pequeña posición dentro de un portafolio diversificado, sin mucha preocupación por las correcciones periódicas, utilizando capital que estoy dispuesta a arriesgar.

Siendo una persona con antecedentes mixtos de finanzas e ingeniería, siempre me ha interesado el diseño de Bitcoin desde el punto de vista teórico, pero no fue sino hasta este periodo a principios del 2020 que pude enfocar suficiente energía para armar un caso constructivo para su gráfica de precio en los años siguientes. Al ser una clase de activo nueva, le tomó tiempo a Bitcoin construir un historial de precio y algún sentido de los ciclos por los cuales atraviesa, y se ha publicado bastante investigación valiosa a través de los años para sintetizar la información.

Así que, no soy ni una súper entusiasta de Bitcoin a cualquier precio, ni tampoco alguien que lo desestima de golpe. Como inversionista en varias clases de activos, estas son las tres razones principales por las que cambié mi postura de desinterés a bastante alcista en Bitcoin a principios de este año, y lo sigo siendo hoy.

Razón 1) Escasez + Efecto de Red

Bitcoin es un sistema de efectivo electrónico usuario-a-usuario de código abierto, inventado por una persona o grupo de personas anónimas llamado Satoshi Nakamoto, el cual puede almacenar y transmitir valor.

Es descentralizado; no existe una autoridad única que lo controle, en su lugar utiliza encriptación basada en tecnología blockchain, calculada por múltiples participantes en la red para verificar las transacciones y mantener el protocolo. Este protocolo ofrece incentivos a aquellos que contribuyan poder de cómputo para verificar transacciones en forma de monedas recién “minadas”, y/o tarifas de transacción. En otras palabras, al verificar y asegurar la cadena de bloques (“blockchain”), se ganan monedas.

Al principio, cualquiera con una computadora decente podía minar monedas. Ahora que muchos bitcoins han sido minados y el mercado para minar monedas se ha vuelto muy competitivo, la mayoría adquiere sus monedas simplemente comprándolas a propietarios existentes y otras plataformas, ya que minar monedas nuevas es una operación especializada.

El protocolo de Bitcoin lo limita a un total de 21 millones de monedas, lo que le da la escasez, y por lo tanto le da potencialmente valor…si hay demanda. No existe una autoridad central que pueda cambiar ese límite unilateralmente; a estas alturas, el mismo Satoshi Nakamoto no podría agregar monedas al protocolo de Bitcoin si quisiera. Estas monedas son divisibles entre 100 millones de unidades cada una, similar a fracciones de una onza de oro.

Para contextualizar, estas “monedas” no están “almacenadas” en ningún dispositivo. Bitcoin es un libro mayor público distribuido, y los propietarios de Bitcoin pueden acceder y transmitir su Bitcoin desde una dirección digital a otra, siempre y cuando cuenten con su llave privada, la cual desbloquea su dirección encriptada. Los propietarios almacenan sus llaves privadas en dispositivos o incluso en papel o grabado en metal.

De hecho, una llave privada puede ser almacenada en forma de una frase semilla que pueda ser recordada, y posteriormente reconstruida. Tu puedes literalmente memorizar tu frase semilla, destruir todos los dispositivos que alguna vez almacenaron tu llave privada, cruzar alguna frontera internacional cargando absolutamente nada de pertenencias, y después reconstruir tu capacidad de acceder tu Bitcoin con la frase semilla memorizada unos días después.

Una mercancía digital monetaria

Satoshi visualizó a Bitcoin básicamente como una mercancía rara que tiene una única propiedad.

Como experimento mental, imagina que existiera un metal tan escaso como el oro, pero con las siguientes propiedades:

– color gris aburrido
— no muy buen conductor de electricidad
— no particularmente fuerte, pero tampoco dócil o fácilmente maleable
— no útil para ningún propósito práctico u ornamental

y una propiedad especialmente mágica:
— puede ser transportado sobre un canal de comunicaciones

Si de alguna manera esta mercancía adquiriese cualquier valor por la razón que fuere, entonces cualquier persona queriendo transferir riqueza a larga distancia podría comprarlo, transmitirlo, y pedir al receptor que lo venda.

-Satoshi Nakamoto, Agosto de 2010

Así pues, se puede pensar en Bitcoin como una mercancía digital rara que tiene atributos únicos. Aunque no tiene un uso industrial, es escaso, durable, portátil, divisible, verificable, almacenable, fungible, vendible, y reconocido a través de las fronteras, por lo tanto, tiene las propiedades del dinero. No obstante, como cualquier “potencial” dinero, necesita una demanda sostenida para tener valor.

Al momento de escribir esto, la capitalización de mercado de Bitcoin está alrededor de USD $170 billones, aproximadamente el valor de mercado de una compañía grande. La capitalización de mercado total de todas las criptodivisas es de alrededor de USD $270 billones, incluyendo a Bitcoin como el activo dominante. Aquí se muestra la gráfica de capitalización de mercado de Bitcoin:

Una de mis preocupaciones sobre Bitcoin en 2017 era que, aún si aceptamos que estos atributos digitales son útiles, y aún si reconocemos que las unidades de cualquier criptodivisa son escasas por diseño, cualquier persona puede crear una totalmente nueva criptodivisa hoy día. Puesto que Satoshi encontró los métodos matemáticos y de software para crear escasez digital (basada en parte en trabajos previos de otros) e hizo público ese conocimiento, y por lo tanto resolvió los problemas difíciles asociados a ella, cualquier programador y equipo de marketing pueden armar una nueva criptodivisa.

Existen miles, ahora que las puertas del conocimiento se han abierto. Algunas están optimizadas para velocidad. Algunas están optimizadas para eficiencia. Algunas pueden ser utilizadas para contratos programados en software, y así sucesivamente.

Entonces, en vez de una sola “mercancía” escaza que cuente con la propiedad única de poder ser transportada sobre una red, existen miles de mercancías similares que tienen esa nueva propiedad. Esto pone en riesgo la característica de la escasez de dicha mercancía, y por lo tanto pone en riesgo su valor por potencialmente diluyéndolo y dividiendo a la comunidad entre múltiples protocolos. Cada criptodivisa es escaza, pero no hay escasez en el número de criptodivisas que pueden existir.

Lo anterior es distinto con, por ejemplo, el oro y la plata. Solo existe un puñado de metales preciosos elementales, cada uno con su escasez respectiva (200,000 toneladas estimadas de oro minado, por ejemplo), y hay escasez en cuanto a la cantidad de metales preciosos elementales existentes y todos son únicos (plata, oro, platino, paladio, rodio, algunos otros elementos raros y valiosos y…nada más. La Naturaleza no está produciendo más.)

Existe una relación llamada “dominancia de Bitcoin” que mide el porcentaje de la capitalización de mercado del total de criptodivsas que tiene Bitcoin. Cuando Bitcoin fue creado, era la única criptodivisa y por lo tanto tenía el 100% de mercado. Posterior al ascenso de Bitcoin, ahora existen miles de criptodivisas diferentes. Al principio fueron pocas, y ahora se ha vuelto un mar de ellas.

A finales de 2017, durante aquel periodo del pico de entusiasmo por las criptodivisas, la participación de mercado de Bitcoin cayó brevemente por debajo de 40%, aún cuando se mantuvo como el protocolo indiviual más grande. Desde entonces, ha crecido de vuelta por encima del 60% de participación de mercado. Son miles de criptodivisas, y Bitcoin tiene cerca de dos terceras partes de toda la participación de mercado de criptodivisas.

Entonces, lo que potencialmente les da valor a las criptodivisas individuales es su efecto de red, el cual en el caso de Bitcoin se deriva principalmente de su ventaja por ser la primera, lo cual llevó a una ventaja en seguridad.

Una analogía es que una criptodivisa es como una red social, excepto que, en lugar de tratarse de autoexpresión, se trata de almacenar y transmitir valor. No es difícil montar un sitio web para una nueva red social; el código para hacerlo está muy bien entendido a estas alturas. Cualquiera puede hacerlo. Sin embargo, crear al siguiente Facebook (FB) o alguna otra red de millones de usuarios es un reto prácticamente imposible, y. aquél que de alguna manera lo logre, tendrá una recompensa multimillonaria. Esto se debe a que una red social funcional, pero sin usuarios o confianza es inservible y no tiene valor real. Entre más gente utiliza alguna, atrae a más gente, en un efecto de red virtuoso que se auto refuerza, y esto la hace cada vez más valiosa en el tiempo.

De la misma manera, desde que Satoshi resolvió los puntos duros de la escasez digital y publicó el método al mundo entero, es fácil crear una nueva criptodivisa. La parte prácticamente imposible es crear una que sea segura, confiable y con demanda sostenida, características con las que Bitcoin cuenta.

Cuando analicé las criptodivisas en 2017, me preocupaba que se diluyera su participación de mercado. La participación de mercado de Bitcoin estaba cerca de su punto bajo y cayendo. ¿Qué pasa si miles de criptodivisas son creadas y usadas, y, por lo tanto, ninguna de ellas retiene mucho valor individualmente? Cada una es escasa, pero el número total existente es potencialmente infinito. Aún si solo 10 protocolos despegaran, esto podría representar un problema de valuación. Si la participación de mercado total de criptodivisas creciera a USD $1 trillón, pero está repartido equitativamente entre estos 10 protocolos, entonces eso correspondería a solamente USD $100 billones en capitalización para cada protocolo.

Adicionalmente, en ese entonces hubo algunas notables bifurcaciones (copias) del código de Bitcoin, en donde Bitcoin Cash (BCH) y subsecuentemente Bitcoin Satoshi Vision (BSV) fueron protocolos bifurcados a raíz de Bitcoin, que en teoría pudieron haber dividido a la comunidad y su participación de mercado. Al final no lo hicieron por varias razones, incluyendo sus bajos niveles de seguridad comparados con Bitcoin.

Oro vs Bitcoin

Esta dependencia en el efecto de red no es única de Bitcoin o las demás criptodivisas. El oro también depende fuertemente de este efecto de red, así como su percepción de ser un resguardo de valor, mientras que los metales industriales como el cobre no lo hacen, puesto que son usados casi exclusivamente para propósitos utilitarios, básicamente para electricidad.

A diferencia de Bitcoin, el oro si tiene un uso industrial no monetario, pero solo cerca del 10% de su demanda es para uso industrial. El restante 90% está basado en demanda de monedas o joyería, por lo cual los compradores ven al oro como resguardo de riqueza, o como muestra de belleza y riqueza, porque resulta que el oro cuenta con muy buenas propiedades en el sentido de que es agradable a la vista, no se corroe, es raro, almacena bastante valor en un espacio reducido, es divisible, dura por siempre, y así sucesivamente. Si la demanda por oro en forma de joyería, monedas y lingotes alguna vez fuera a decrecer sustancial y estructuralmente, quedando solo su uso práctico industrial como demanda principal, el equilibrio existente entre oferta y demanda sería afectado y esto seguramente resultaría en un precio mucho menor.

En occidente el interés en monedas de oro ha ido gradualmente decreciendo a través de las décadas, mientras que la demanda en el oriente por almacenar riqueza ha sido fuerte. Tengo la sospecha de que la década de 2020, debido a las políticas fiscal y monetarias, podría renovar el interés en el oro, pero ya veremos.

Entonces, el argumento de que Bitcoin no es como el oro porque no puede ser usado para otra cosa que no sea dinero, en realidad no se sostiene. O, más específicamente, es como 10% verdadero, refiriéndose al 10% de la demanda industrial del oro. Con un 90% de la demanda de oro proveniente de su uso para monedas y joyería, las cuales se basan en percepción, sentimiento y moda (con buenas razones, basadas en las propiedades únicas del oro), el oro tendría similares problemas que Bitcoin si alguna vez hubiera una gran pérdida de interés en él como reserva de valor y muestra de riqueza.

Ciertamente, la ventaja del oro es que tiene miles de años de historia internacional como dinero, además de las propiedades que lo hacen adecuado como dinero, así que el riesgo de que se pierda esa percepción sobre él es bajo, convirtiéndolo históricamente en un resguardo de valor confiable con menos riesgo, pero inherentemente no del todo diferente.

La diferencia principal es que Bitcoin es más nuevo y con una menor capitalización de mercado, con un potencial de volatilidad más explosivo. Y como lo explica la siguiente sección, la seguridad de una criptodivisa está atada a su efecto de red, a diferencia de los metales preciosos.

La seguridad de una criptodivisa está atada a su adopción

La seguridad de una criptodivisa está atada a su efecto de red, y específicamente atada a la capitalización de mercado que ésta tenga. Si la red es débil, un grupo con suficiente poder de cómputo podría potencialmente sobreponerse al resto de participantes en la red y tomar control sobre la blockchain. Las criptodivisas con capitalización de mercado pequeña tienen un menor poder de cómputo que esté constantemente verificando transacciones y soportando el libro mayor.

Bitcoin, por otro lado, tiene muchos dispositivos verificando la red que en conjunto consumen más electricidad por año que un país pequeño, como Grecia o Suiza. El costo y poder de cómputo de tratar de atacar la red Bitcoin es inmenso, y existen salvaguardas contra ello aún si un estado-nación o una entidad gigantesca intentara un ataque de gran escala.

Cualquier noticia o historia que hayas escuchado sobre que Bitcoin ha sido hackeado o robado, no es sobre el protocolo de Bitcoin en sí, el cual nunca ha sido hackeado. Más bien, algunas ocurrencias aisladas de hackeo a Bitcoin o robo involucran perpetradores invadiendo sistemas para robarse las llaves privadas almacenadas ahí, por lo general con sistemas de seguridad muy simples. Si un hacker obtiene las llaves privadas de alguien, puede acceder a los fondos de Bitcoin de esa persona. Este riesgo se puede evitar empleando prácticas de seguridad robustas, tales como almacenar las llaves privadas en un resguardo externo.

El desarrollo de computadoras cuánticas podría eventualmente representar una amenaza real a la seguridad de la encriptación de Bitcoin, en donde las llaves privadas podrían determinarse a raíz de las llaves públicas, pero ya existen métodos conocidos que el protocolo de Bitcoin puede adoptar cuando sea necesario para volverse más resistente, puesto que la blockchain se puede actualizar cuando hay amplio consenso entre los participantes.

La dificultad programada en Bitcoin para verificar transacciones se actualiza automáticamente cada dos semanas, y busca el punto óptimo de rentabilidad y seguridad. En otras palabras, la dificultad del “acertijo” para agregar bloques nuevos a la blockchain se ajusta automáticamente hacia arriba o hacia abajo dependiendo de qué tan eficientemente los mineros en conjunto están resolviendo los “acertijos”.

Si Bitcoin se vuelve muy poco rentable para minar (es decir, si el precio cae por debajo del costo del hardware y la electricidad consumida para minarlo), entonces menos compañías lo minarán, y la tasa de creación de nuevos bloques se desfasará de la velocidad planeada mientras el poder de cómputo va disminuyendo en la red. Se realizará un ajuste automático a su dificultad, haciendo que se requiera menor poder de cómputo para verificar transacciones y minar nuevas monedas, lo cual reduce la seguridad, pero es necesario para asegurar que los mineros no pierdan dinero por mantener la red.

Por otro lado, si Bitcoin se vuelve extremadamente rentable para minar (es decir, si el precio sube muy por encima del costo del hardware y la electricidad consumida para minarlo), entonces más gente lo minará, y la tasa de creación de nuevos bloques sobrepasará su velocidad planeada mientras se va agregando cada vez mayor poder de cómputo a la red. Se realizará un ajuste automático a su dificultad, haciendo que se requiera mayor poder de cómputo para verificar transacciones y minar nuevas monedas, lo cual incrementa la seguridad de la red.

Lo segundo ocurre más comúnmente, así que la dificultad de Bitcoin ha crecido exponencialmente a través del tiempo, lo cual ha hecho a la red cada vez más segura.

Aún si una criptodivisa demostrablemente superior a Bitcoin apareciera (algunos usuarios argumentan que algunos de los protocolos existentes ya son superiores en varios aspectos, basados en velocidad o eficiencia o alguna otra característica), esa criptodivisa superior encontraría, no obstante, prácticamente imposible alcanzar a Bitcoin en su liderazgo en seguridad en términos de poder de cómputo. Tan solo por aparecer después y, por lo tanto, tener una seguridad más débil debido a un efecto de red más débil, son inferiores a Bitcoin en ese punto, y para cualquier resguardo de valor, la seguridad es la métrica más importante. El hecho de que Bitcoin llegó primero es algo que no se puede replicar, a menos que la comunidad alrededor de él tropiece muy abruptamente y permita a otras criptodivsas alcanzarlo. Sin embargo, la brecha por cubrir es demasiado amplia.

Una inversión o especulación en una criptodivisa, especialmente en Bitcoin, es una inversión o especulación en el efecto de red de esa criptodivisa. Su efecto de red es su habilidad para retener y crecer su base de usuarios y capitalización de mercado, y por extensión su habilidad de asegurar sus transacciones contra posibles ataques.

Bitcoin fortaleciendo su participación de mercado y seguridad

Desde 2017 cuando realicé mi análisis en donde me preocupaba un poco la dilución de su participación de mercado, Bitcoin se ha estabilizado y ha fortalecido su participación de mercado.

Las bifurcaciones semi-populares al código no le afectaron, y miles de otras monedas no la diluyeron. Tiene, por mucho, la mejor seguridad y mayor adopción de todas las criptodivisas, pavimentando su rol como el oro digital del mercado de criptodivisas.

Comparado con su punto más bajo en participación de mercado por debajo de 40% en 2017, Bitcoin ha repuntado por encima del 60% de participación de mercado.

Existe todo un ecosistema construido alrededor de Bitcoin, incluyendo banca especializada que realiza préstamos con intereses. Muchas plataformas permiten a los usuarios hacer trading o especular con múltiples criptodivisas, como Coinbase o Kraken, y cada vez es mayor el número de plataformas como Cash App y Swan Bitcoin que permiten a usuarios comprar Bitcoin solamente.

La estabilidad continua del efecto de red de Bitcoin es una de las razones por las que me volví más optimista sobre el prospecto de Bitcoin hacia el futuro. En lugar de caer rápidamente ante nuevos competidores como Myspace cayó frente a Facebook, Bitcoin ha retenido durante una década, una participación de mercado considerable, y especialmente poder de cómputo, contra miles de criptodivisas compitiéndole.

Las divisas tienden a presentar un fenómeno en el que el ganador acapara todo. Viven o mueren por su demanda y efectos de red, especialmente en términos de reconocimiento internacional. Las criptodivisas, hasta el momento, aparentan ser iguales, en donde unos pocos ganadores acaparan la mayoría de la capitalización de mercado y tienen la mayor seguridad, especialmente Bitcoin, y el resto de las 5 mil o más no importan. Algunas de ellas, por supuesto, pueden tener aplicaciones útiles a parte de ser un resguardo de valor, pero como resguardo de valor en el mercado de criptodivisas, es difícil vencer a Bitcoin.

Durante los mercados alcistas fuertes de Bitcoin, estas otras criptodivisas pueden gozar de una oferta especulativa empujando brevemente hacia abajo la capitalización de mercado de Bitcoin, pero éste ha mostrado considerable resiliencia a través de múltiples ciclos.

Mediante una combinación de tener la ventaja por ser el primero y un diseño inteligente, resulta muy difícil a estas alturas para otras criptodivisas alcanzar a Bitcoin en su efecto de red de seguridad y adopción de usuarios. Aun así, esto debe ser monitoreado y analizado de vez en cuando para verificar si la salud del efecto de red de Bitcoin sigue intacta, o para saber si esta premisa cambia, para bien o para mal, por cualquier motivo.

Razón 2) El ciclo de división a la mitad

A partir de su creación en enero de 2009, los “mineros” producían cerca de 50 nuevos bitcoins cada 10 minutos verificando un bloque nuevo de transacciones en la red. Sin embargo, el protocolo está programado de tal manera que esta cantidad de nuevas monedas decrezca en el tiempo, una vez que cierto número de bloques se agregan a la blockchain.

Estos eventos se conocen como “halvings” (divisiones a la mitad). El periodo de lanzamiento (primer ciclo) era de 50 nuevos bitcoins cada 10 minutos. La primera división (halving) ocurrió en noviembre de 2012, y a partir de ese momento (segundo ciclo), los mineros recibían solo 25 monedas por resolver un bloque. La segunda división (halving) ocurrió en julio de 2016, y de ahí (tercer ciclo) la recompensa cayó a 12.5 nuevas monedas por bloque. La tercera división (halving) ocurrió recién en mayo de 2020 (cuarto ciclo), y entonces la recompensa hoy es de solo 6.25 monedas por bloque nuevo.

El número de monedas nuevas de aproximará asintóticamente a 21 millones. Cada cuatro años más o menos, la tasa de creación de nuevas monedas se reduce a la mitad, así que, para principios de la década de 2030, se habrán creado el 99% del total de monedas. La cantidad que se ha minado actualmente está cerca de 18.4 millones del total de 21 millones que eventualmente existirán.

Bitcoin se ha comportado históricamente extremadamente bien durante los 12 a 18 meses posteriores a su lanzamiento y a los primeros dos ciclos. No sorprende que la reducción en la oferta nueva o flujo de monedas, junto a la constante o creciente demanda de monedas, tiende a empujar el precio hacia arriba.

Abajo se muestra la gráfica del historial de precio de Bitcoin en escala logarítmica, con cuatro puntos rojos indicando el precio más cercano al lanzamiento y a cada ciclo, que representan el comienzo de los cuatro ciclos de mercado de Bitcoin a la fecha:

Fuente: Blockchain.com

Aquí podemos ver un patrón bastante claro. Durante los 12–24 meses posteriores al lanzamiento y los subsecuentes ciclos, dinero fluye hacia el flujo reducido de monedas, y el precio sube debido a esta restricción en la oferta. Después de un incremento considerable en el precio, especuladores impulsivamente entran en acción, y luego más gente se interesa produciendo una manía, la cual eventualmente revienta y colapsa. Bitcoin entra en un mercado bajista por un tiempo para luego eventualmente estabilizarse alrededor de un rango de equilibrio, hasta que el siguiente ciclo reduce la oferta de nuevo a la mitad. A estas alturas, si aún existe suficiente demanda de los usuarios actuales y nuevos, seguramente vendrá otro mercado alcista, ya que el dinero proveniente de nuevos compradores fluye a una menor cantidad de nuevas monedas.

Para mayor detalle, Preston Pysh, cofundador del Investor’s Podcast Network, armó una gráfica con la narrativa que describe su visión del ciclo de división desde la perspectiva de los mineros:

1. Después de un evento de división a la mitad, los mineros eficientes obtienen un flujo nuevo como recompensa y no necesitan vender gracias a los márgenes producidos por las ventajas del nuevo hardware

2. Una menor presión de venta produce rápidamente un crecimiento en precio hacia la nueva órbita de precio de relación existencia/circulación

3. Los especuladores aceptan el precio más allá de la órbita (marca A)

4. Los mineros intentan capturar el margen significativo en precio y compran nuevo equipo (el cual tiene un retraso en la red) (entre las marcas A y B)

5. El ajuste en la dificultad durante este periodo (entre A y B) se incrementa, haciendo más difícil la captura de margen por parte de los mineros cada 2 semanas, produciendo una creciente presión de venta.

6. Los mineros ineficientes se rinden, el ajuste en la dificultad lo vuelve rentable de nuevo, el precio se equilibra en la órbita de relación existencia/circulación hacia el siguiente evento de división a la mitad.

Fuente: @PrestonPysh

Basado en datos recientes sobre el poder de cómputo, parece que el mercado de mineros ya ha pasado por el periodo de capitulación posterior al “halving” (de mayo a julio), y ahora se ve bastante saludable. El ajuste en dificultad de Bitcoin alcanzó un punto máximo esta semana, por primera vez desde marzo.

Modelo de relación existencia/circulación (Stock-to-Flow o S2F)

Los bienes monetarios tienen una relación S2F alta, la cual se refiere a la relación entre la cantidad de ese bien almacenada (es decir, su existencia “stock”) y la cantidad de ese bien que se produce cada año (es decir, su circulación “flow”).

Los bienes base como petróleo y cobre tienen una relación S2F muy baja. Puesto que cuentan con un gran volumen relativo al precio, es muy caro almacenar y transportarlos, así que solamente se almacenan pocos meses de existencia.

Los bienes monetarios como el oro y la plata tienen una relación S2F alta. El S2F de la plata es de 20 o 30, y el S2F del oro es de 50 o 60. Específicamente, el consejo mundial del oro estima que existen 200,000 toneladas de oro en tierra, y el nuevo suministro anual es de casi 3,000 toneladas, lo cual nos da una relación S2F de aproximadamente 66 a grandes rasgos. En otras palabras, existen cerca de 66 años de producción actual de oro almacenada en bóvedas y otros lugares alrededor del mundo.

Puesto que la cantidad existente de Bitcoin se ha incrementado en el tiempo, y puesto que su tasa de producción de nuevas monedas decrece después de cada ciclo de “halving”, su relación S2F se mantiene creciendo. En el ciclo actual, cerca de 330,000 monedas nuevas se crean por año, con 18.4 millones de monedas en existencia, lo cual significa que actualmente tiene una relación S2F cercana a 60, lo que lo acerca a aquel del oro. En 2024, después del cuarto ciclo, la relación S2F de Bitcoin estará por encima de 100.

En 2019, PlanB, un inversionista institucional holandés, publicó un popular modelo de precio de Bitcoin basado en su relación S2F. Cuenta con varias versiones y múltiples visualizaciones para mostrarlo, aquí una de sus representaciones:

Fuente: PlanB, @100trillionUSD

El modelo analiza el comportamiento pasado de Bitcoin y compara su precio histórico con el cambio de su relación S2F a través del tiempo, y luego desarrolla un modelo de precio que pueda (potencialmente) extrapolarse al futuro. También ha creado otras versiones que estudian la relación S2F del oro y plata, y aplica esos cálculos a Bitcoin para construir un modelo multi-activos.

La línea blanca en la gráfica representa el modelo de precio en el tiempo, con los notables movimientos verticales siendo los 3 ciclos “halving” que han ocurrido. Los puntos coloreados son el precio real de Bitcoin durante ese periodo de tiempo, los colores cambian conforme se acercan los meses hasta el siguiente “halving”. El precio de Bitcoin ha estado por encima y por debajo de la línea del modelo de precio cada año desde su creación.

Como podrás ver, aparece un patrón que hemos descrito previamente. En el año o dos después del “halving”, el precio tiende a disfrutar una carrera alcista, rebasa considerablemente el modelo, después cae por debajo de él, para luego rebotar y encontrar equilibrio cerca del modelo hasta el siguiente ciclo.

Aquí se muestra su desglose de cada ciclo, incluyendo el de lanzamiento, donde se ve con mayor claridad:

Fuente: PlanB, @100trillionUSD

Cada ciclo es menos explosivo que el anterior, puesto que el tamaño del protocolo crece en capitalización de mercado y madurez de la clase de activo, pero aun así cada ciclo sube dramáticamente.

El modelo de extrapolación de PlanB es muy alcista, sugiriendo un nivel de precio de 6 cifras dentro de los próximos 18 meses en este cuarto ciclo, y potencialmente mucho más alto en el quinto ciclo. Un precio de seis cifras comparado con el rango de precio actual de USD$9,000+, es un incremento de 10x. Sucederá? No lo se. Eso es más alcista que mi caso base, sin embargo, es un modelo útil para ver lo que sucedió en el pasado.

Si Bitcoin alcanza un nivel de precio de seis cifras con 19 millones de monedas en total, su capitalización de mercado sería de aproximadamente USD$2 trillones, por encima de las compañías con mayor capitalización del mundo actualmente. No obstante, seguiría siendo una pequeña fracción del 1% de la riqueza neta global, y cerca de la quinta parte de la capitalización de mercado estimada del oro (USD$10 trillones en números aproximados), así que no es incomprensible que Bitcoin eventualmente alcance ese nivel si hay suficiente demanda sostenida. Durante la manía por criptodivisas de finales de 2017, la capitalización de mercado total del espacio cripto alcanzó poco más de USD$800 billones, aunque como mencionamos previamente, la participación de mercado de Bitcoin en ese momento cayó brevemente por debajo del 40%, así que alcanzó un máximo por encima de USD$300 billones.

Mientras que el modelo de PlanB es preciso en cuanto a lo que el precio de Bitcoin hizo relativo a su relación S2F histórica, se tiene la duda sobre si continuará siguiendo ese modelo. Durante la primera década de existencia de Bitcoin, pasó de ser un activo con capitalización mínima con virtualmente cero demanda, a ser un activo relativamente grande con una demanda de nicho significativa, incluyendo algunos inversionistas institucionales. El incremento en la demanda ha sido increíblemente rápido porcentualmente hablando, pero se está deteniendo.

Cuando algo se vuelve exitoso, la ley de grandes números comienza a operar. Se requiere una pequeña cantidad de dinero para mover una inversión pequeña, pero una gran cantidad de dinero para mover una inversión grande. En otras palabras, es más fácil para la red crecer de $20 a $200 millones (requiriendo unos cuantos miles de entusiastas), que crecer de $200 billones a $2 trillones (requiriendo adopción masiva y/o participación amplia institucional).

La variable desconocida sobre qué tan bien seguirá Bitcoin dicho modelo en este ciclo es la demanda. La oferta de Bitcoin, incluyendo la oferta futura en cualquier fecha dada, es conocida debido a cómo opera el protocolo. El periodo histórico de este modelo involucra una demanda por Bitcoin con crecimiento muy rápido porcentualmente hablando, yendo de prácticamente cero demanda, a una demanda internacional de nicho con algo de interés institucional también.

El ciclo de lanzamiento tuvo ganancias masivas en términos porcentuales de virtualmente cero a un poco más de USD$20 por Bitcoin en su pico. El segundo ciclo, de máximo a máximo, tuvo un incremento de 50x, donde bitcoin alcanzó por primera vez USD$1,000. El tercer ciclo tuvo un incremento de 20x, donde Bitcoin casi alcanzó USD$20,000. Pienso que estimar un rango de 2–5x para el siguiente máximo relativo al ciclo anterior hace sentido para el cuarto ciclo.

Si la demanda crece más lento en términos porcentuales que en el pasado, el precio seguramente quedará por debajo de las proyecciones históricas del modelo de PlanB en los siguientes años, aún si este sigue el mismo patrón general. Ese sería mi caso base: alcista con incremento hacia máximos históricos desde los niveles actuales de aquí a dos años, pero no necesariamente un incremento de 10x en dos años. Por otra parte, no podemos descartar el caso alcista extremo si la demanda crece considerablemente y/o si algún macro evento global monetario agrega otro catalizador.

Todo esto es solo un modelo. Tengo una convicción moderadamente alta de que la forma general del comportamiento del precio será de nuevo en este cuarto ciclo de acuerdo con el patrón histórico, pero la magnitud de ese ciclo es un estimado abierto.

Teoría de Juegos

Hagamos a un lado los números reales por un momento, y asumamos un simple experimento mental, con números inventados para claridad del ejemplo.

Supongamos que Bitcoin ha existido por un buen tiempo posterior a un periodo de explosiva demanda. Se encuentra en tal punto donde cierta cantidad de dinero está fluyendo regularmente, y mucha gente lo posee, pero no hay un gran entusiasmo ni nada por el estilo. Solo un flujo moderado y constante de nuevo capital. Por simplicidad, asumiremos que la gente solo compra una vez y que nadie vende, lo cual, por supuesto es irreal, pero eso lo veremos después.

En este ejemplo, el estado inicial es de 100 poseedores de Bitcoin, con 1,000 monedas en existencia entre ellos (en promedio 10 monedas c/u), a un precio actual de $100 por moneda, resultando una capitalización de mercado total de $100,000.

Cada año por los próximos cinco años, diez nuevas personas quieren invertir $1,000 en Bitcoin cada una, en total $10,000 de capital nuevo anual, por la razón que fuere.

Sin embargo, la oferta de nuevas monedas se reduce cada año (y nadie está vendiendo las monedas existentes excepto los mineros que las producen). El primer año, 100 nuevas monedas están disponibles para reventa. El segundo año, solo 90 monedas están disponibles. El tercer año, solo 80 monedas, y así sucesivamente. Esa es nuestra hipotética reducción de la oferta nueva en este experimento mental.

Durante el primer año el precio no cambia; los diez nuevos compradores con $10,000 de capital nuevo pueden fácilmente comprar las 100 nuevas monedas (10 c/u), y el precio por moneda se mantiene en $100.

Durante el segundo año, con solo 90 nuevas monedas y aun $10,000 en capital nuevo queriendo entrar, cada comprador puede comprar solamente 9 monedas, a un precio efectivo de $111.11 por moneda.

Durante el tercer año, con solo 80 nuevas monedas y aun $10,000 en capital nuevo, cada comprador puede comprar solamente 8 monedas, a un precio efectivo de $125 por moneda.

Para el cuarto año con 70 nuevas monedas, el precio es de $142.86 por moneda. Para el quinto año con 60 nuevas monedas, el precio es de $166.67 por moneda. El número de monedas se ha incrementado en un 40% durante este periodo de 5 años, así que la capitalización de mercado también creció sustancialmente (poco más de 130%), ya que tanto el número de monedas como el precio por moneda se incrementaron.

Algunas de estas premisas son poco realistas por supuesto, y las usamos simplemente para mostrar lo que sucede cuando hay una creciente base de usuarios y una fuente moderada y constante de nuevos compradores contra un flujo de nuevas monedas disponibles en reducción.

En realidad, un precio creciente tiende a causar mayor demanda, y viceversa. Cuando los inversionistas ven un mercado alcista en Bitcoin, la demanda se incrementa dramáticamente, y cuando los inversionistas ven un mercado bajista en Bitcoin, la demanda baja. Adicionalmente, no toda la existencia de Bitcoin se posee permanentemente; mucha es comerciada y vendida.

Glassnode cuenta con bastante investigación y datos respecto a qué tanto tiempo la gente permanece con su Bitcoin.

Por ejemplo, publicaron una gráfica en semanas pasadas que muestra que más de 60% de la oferta de Bitcoin no ha cambiado de dirección en más de un año, y más de 40% no se ha movido en los últimos dos años o más:

Fuente: Glassnode

Esta no es una métrica perfecta puesto que un usuario existente puede cambiar su Bitcoin desde una dirección hacia otra, compañías que tienen custodia del Bitcoin en nombre de otros pueden complicar el trámite, y un porcentaje de Bitcoin minado al principio ha sido seguramente perdido debido a que la gente perdió sus llaves privadas. No obstante, si provee información útil.

El conocido Peter Schiff (a favor del oro y en contra de Bitcoin) recientemente realizó una encuesta entre sus seguidores de Twitter con una muestra importante de 28 mil+, y encontró que cerca de 85% de la gente que compra Bitcoin que respondió su encuesta (la cual debemos aceptar que es una muestra tendenciosa, aunque no estoy segura hacia qué lado) están dispuestos a poseerlo por 3 años o más aun si el precio se mantiene menor a $10,000 durante todo ese tiempo.

No estoy tratando de criticar ni de alabar a Peter Schiff; solo resaltando un sentimiento en la muestra.

El simple experiment0 mental de arriba apenas captura la premisa matemática detrás del argumento de S2F. Mientras haya una base de usuarios creciente, y cierto nivel consistente de nueva demanda contra menor oferta nueva, una reducción en el flujo de nueva oferta naturalmente lleva a resultados alcistas en el precio. Tendría que haber una caída en la demanda nueva o existente para que fuera al revés.

El factor adicional de que la nueva oferta de Bitcoin se recorta a la mitad cada cuatro años en lugar de reducirse en una cantidad fija menor cada año como en el modelo simplista, representa una teoría de juegos inherente al diseño de Bitcoin bastante inteligente. Este enfoque, a mi parecer, le dio al protocolo la mejor oportunidad posible de un exitoso crecimiento en capitalización de mercado y adopción de usuarios, razón por la cual ha sido altamente exitoso hasta el momento.

Básicamente, Bitcoin tiene incorporado un ciclo de mercado alcista/bajista de 4 años, no muy distinto al ciclo de mercado de valores. Estos 4 años les da a los inversionistas suficiente tiempo para experimentar la manía y desesperación asociada con un ciclo como este, el cual sería difícil replicar en ciclos de 1 año ya que todo sucedería demasiado rápido:

Fuente: Wall St. Cheat Sheet

Bitcoin tiende a tener estos mercados bajistas multianuales ocasionalmente durante la segunda mitad de cada ciclo, y eso remueve la especulación trivial y permite a los bajistas amontonarse, apuntando que el activo no ha tenido un nuevo máximo por años, y entonces la reducción en la nueva oferta prepara el terreno para la siguiente carrera alcista. Esto atrae a nuevos usuarios con cada ciclo.

En más de Glassnode, aquí está su más reciente gráfica que compara el precio de Bitcoin (línea gris) con el porcentaje de oferta de Bitcoin que no ha cambiado direcciones en el último año (línea naranja). Agregué puntos verdes para indicar los ciclos de “halving”:

Fuente: Glassnode

Aquí vemos una tendencia consistente. Durante los picos en precio de Bitcoin asociados a cada ciclo, la gente comercializa frecuentemente y por lo tanto el porcentaje de poseedores de largo plazo se reduce. Durante los periodos de consolidación de Bitcoin que llevan a los ciclos de “halving”, el porcentaje de oferta de Bitcoin que está inactiva comienza a crecer. Si llega nueva demanda, tiene que competir por un menor número de monedas disponibles, lo cual, junto con los nuevos recortes en oferta, tiende a ser alcista en una base de oferta/demanda para el siguiente ciclo.

Y aunque estas relaciones entre ciclos de “halving” han sido mejor conocidas entre los inversionistas de Bitcoin en el último año, en parte gracias a la investigación publicada por PlanB, Bitcoin sigue siendo un mercado muy ineficiente. Hay mucha actividad de menudeo, las instituciones no lideran el camino, y relativamente poca gente con mucho dinero se sienta a tratar de realmente entender los matices del protocolo o qué es lo que hace a una criptodivisa diferente de la otra. Cada vez que Bitcoin alcanza una nueva orden de magnitud en capitalización de mercado, no obstante, atrae nuevas miradas debido al incremento en liquidez y su historia de precio.

Precio de Bitcoin valuado en Oro

Podemos remover el dólar y varios modelos de la ecuación para calcular el precio, y solo mirar a Bitcoin valuado en términos de otro activo escaso: gramos de oro.

Fuente: Charles Vollum, PricedinGold.com

Esta gráfica de Charles Vollum sugiere in incremento mayor a 10x en los próximos años si es que rebota hacia el tope final de su rango histórico, lo que implicaría un precio en dólares de seis cifras (como el modelo de PlanB) si el oro permanece relativamente estático en su precio en dólares. No obstante, él también menciona que se ha comportado menos explosivo históricamente en cada ciclo.

Mi análisis comienza por mostrar las alturas relativas y los tiempos de los máximos de mediados de 2011, finales de 2013 y finales de 2017. El segundo pico es cerca de 48 veces mayor que el primero, mientras que el tercer pico es cerca de 17 veces el segundo. Así que parece que la tasa de crecimiento en los picos se está deteniendo.

-Charles Vollum

Si el siguiente pico de Bitcoin valuado en oro es 5x mayor que el anterior, a manera de ejemplo continuando con el patrón decreciente, ello significaría fácilmente un precio de seis cifras en dólares, asumiendo que el oro mantiene su valor en los próximos años. Después del periodo de manía en este modelo, el precio podría caer al rango de las cinco cifras por un tiempo hasta el siguiente ciclo. Todo esto es especulativo, pero vale la pena resaltarlo para aquellos que estudian patrones.

Reducción de la Volatilidad en el tiempo

Charles Vollum también notó la caída de la volatilidad en la existencia de Bitcoin, de nuevo valuado en oro (pero esto también aplica en su valuación en dólares):

Ahora, nótese la distancia entre las líneas roja y verde para cualquier fecha dada. En 2011, el límite superior era de 84x el límite inferior. Un año después, la relación era de 47x. Para 2015 era de 22x y a principios de 2020 había caído a 12x. Esto es bueno, ya que demuestra una caída general en la volatilidad en el ciclo. Si este patrón se mantiene, la relación será de cerca de 9x a mediados de 2024, y cerca de 6.5 a finales de la década. Siguen siendo altos para los estándares en divisas y bonos, ¡pero menor al 10% de la volatilidad de 2011!

-Charles Vollum

Puesto que Bitcoin comenzó con una base pequeña y creció hacia un tamaño considerable, en mi punto de vista su volatilidad ha sido una característica en lugar de una falla. En algunos años ha caído más de 80%, mientras que en otros años ha subido más de 1,000%. Esta característica lo hace especulativo para cierta gente, en vez de tener una reputación como reserva de valor confiable como el oro, ya que para el oro es relativamente poco común que tenga un año con caídas en porcentajes de doble dígito, y mucho menos un día con caídas de doble dígito como lo ha tenido Bitcoin.

Si, en los próximos 5 años o más, la capitalización de mercado de Bitcoin crece más y es más ampliamente adoptada, su notable volatilidad puede decrecer, tal como una compañía pequeña en crecimiento emergiendo hacia una compañía con gran capitalización y reputación.

Mientras tanto, la volatilidad de Bitcoin se puede administrar utilizando posiciones apropiadas relativas al nivel ce conocimiento del inversionista y su convicción en el activo, y relativo a su situación financiera personal y metas de inversión específicas.

La volatilidad de Bitcoin no es apta para “corazones débiles”, pero de nuevo, raramente merece la pena perder el sueño por una posición de 2% en un portafolio, aun si ésta pierde la mitad; mientras que si puede ofrecer retornos importantes si sube, digamos, 3–5x o más.

Diseño Intencional

Entre tanto tenga éxito o fracase, Bitcoin es un protocolo construido hermosamente. Para la mayoría de la gente que lo estudia a profundidad, se muestra una aparente genialidad, en términos de la forma en que combina matemáticas, ciencias de la computación, seguridad cibernética, economía monetaria y teoría de juegos.

En lugar de liberar un conjunto fijo de monedas al público, o una tasa fija perpetua de nueva oferta, o cualquier otra permutación posible que Satoshi pudo haber diseñado, este es el método específico que eligió iniciar, el cual se auto perpetúa. Nadie conoce la verdadera identidad de Satoshi o si aún vive; es como si, entre las sombras, estuviera mirando lo que construyó convertirse autosostenible dentro de una muy amplia comunidad que ahora es colectivamente responsable de su éxito o fracaso.

Los ciclos regulares de “halving” consistentemente reducen el flujo de nuevas monedas, lo cual significa que mientras haya una base de usuarios persistente que le guste guardar muchas de las monedas existentes, aún si el interés anual nuevo de nuevos compradores en Bitcoin permanece constante (en vez de crecer), el precio de Bitcoin seguramente incrementará su valor durante el ciclo. Esto por consiguiente atrae más atención y nuevos compradores durante el ciclo.

La idea puesta dentro de su arquitectura seguramente jugó un papel fuerte en el por qué Bitcoin alcanzó relativamente amplia adopción y consiguió una capitalización de mercado de 12 cifras, en lugar de ir y venir como una novedad que unos cuantos programadores ciberpunks encontraron fascinante. Para que falle, la base de usuarios de Bitcoin necesitaría estancarse, moverse hacia los lados, y finalmente caer de manera sostenida por un buen tiempo. Su muerte ha sido descrita prematuramente o demasiado exagerada en varias ocasiones, y aun sigue aquí, avanzando y creciendo a 11 años de su existencia, seguramente gracias en parte a los ciclos de “halving” además de la ventaja de ser el primero que lo ayudó a construir la máxima seguridad computacional.

En otras palabras, adicionalmente a resolver los desafiantes problemas técnicos asociados con la escasez digital y la creación de la primera criptodivisa, Satoshi también eligió un inteligente conjunto de números en cantidad y tiempo (a partir de un casi infinito número del cual pudo haber escogido, de no haberlo pensado cuidadosamente) para maximizar la estructura de incentivos y teoría de juegos asociados con su protocolo nuevo. O bien, fue brillantemente afortunado con sus elecciones.

Existen argumentos sobre cómo puede cambiar, como protocolos competidores que utilicen sistemas de prueba de participación en lugar de prueba de trabajo para verificar transacciones, o la adopción de mejoras en encriptación para hacerlo más resistente al cómputo cuántico, pero finalmente el efecto de red y el precio dictarán cuál criptodivisa gana. Hasta ahora, es Bitcoin. No es ni de cerca la criptodivisa más rápida, ni la más eficiente en consumo de energía, ni la que tiene las mayores características, pero si es la criptodivisa más segura y la más usada y en la que más se confía, con el efecto de red más amplio y la ventaja de ser la primera.

El cómo se comporte Bitcoin durante los próximos dos años, comparado con su rendimiento posterior a los ciclos anteriores, es una prueba bastante importante para su tercer y cuarto ciclo. Veremos si se detiene aquí y rompe hacia abajo vs su patrón histórico, o se mantiene empujando hacia arriba con mayor amplitud como lo ha hecho en los tres ciclos anteriores.

No tengo la respuesta, pero mi perspectiva base es alcista, con varios catalizadores a su favor y ninguno que muestre por qué este ciclo sería diferente a los anteriores en términos de su dirección y forma general, aún cuando no trataría de adivinar su magnitud.

Razón 3) Un escenario macro ideal

En el bloque inicial que inició la blockchain de Bitcoin, Satoshi incluyó un encabezado de noticias de esa semana:

The Times 03/Jan/2009 Chancellor on brink of second bailout for banks (“Canciller al borde del segundo rescate de los bancos”)

-Bloque inicial de Bitcoin

Bitcoin fue concebido y lanzado durante 2008 y 2009; el corazón de la crisis financiera global, con fallas en el sistema bancario, grandes rescates gubernamentales y adopción internacional de la flexibilización cuantitativa como herramienta de política monetaria por los bancos centrales. Su protocolo fue un intento por almacenar y transmitir valor de tal forma que fuera verificable y escaso, como un oro digital en contraste con la idea de los rescates e impresión de dinero.

Esa crisis tardó años en terminar. El déficit de EE. UU. se elevó por más de 5 años, y la flexibilización cuantitativa no terminó sino hasta finales de 2014. Europa experimentó una crisis de deuda soberana retrasada en 2012. Esa crisis financiera total fue un proceso, más que un evento.

Más de una década después, tenemos una crisis aún mayor en las manos, con mayores rescates, flexibilización cuantitativa más grande, y entregas directas de efectivo a compañías y consumidores, las cuales son pagadas por la monetización del déficit por parte del banco central.

La oferta de dinero en EE. UU., por ejemplo, ha crecido masivamente. En la gráfica se ve la tasa de cambio porcentual año tras año:

Fuente: St. Louis Fed

El gobierno federal de EE. UU. se ha propuesto ejercer un déficit en el orden del 20% del PIB este año, dependiendo del tamaño de su siguiente inyección fiscal, el cual es por mucho el mayor déficit desde la 2ª Guerra Mundial. La mayoría de este déficit está siendo monetizado por la Reserva Federal, al crear dinero para comprar bonos del Tesoro a vendedores primarios y en el mercado secundario, para asegurar que esta oferta explosiva de bonos no abrume la demanda actual.

La dicotomía entre la flexibilización cuantitativa que los bancos centrales alrededor del mundo están haciendo y la reducción cuantitativa que Bitcoin recién experimentó con su tercer “halving”, son un gran ejemplo de la diferencia entre escasez y la falta de esta. El dólar, euro, yen, y otras divisas fiduciarias existen en abundancia ilimitada y su oferta está creciendo rápidamente, mientras que el oro, plata y Bitcoin son inherentemente escasos.

Esta es una era de tasas de interés de casi cero, incluso tasas de interés nominal negativas en algunos casos, e impresión de dinero vasta. Las tasas de interés clave y los rendimientos de los bonos soberanos en países desarrollados se encuentran por debajo de los objetivos de sus bancos centrales. La rápida creación de dinero ha hallado demostrablemente su camino hacia los precios de los activos. Los precios de acciones, bonos, oro y bienes raíces han sido empujados hacia arriba durante los últimos 25 años.

Incluso un derrame de 1% de las decenas de trillones de bonos con cero rendimiento y activos en efectivo hacia Bitcoin, si ocurriera, sería mucho mayor que la capitalización de mercado actual completa de Bitcoin.

A principios de mayo de 2020, Paul Tudor Jones anunció públicamente su tendencia alcista y compró Bitcoin, describiéndolo como una protección contra la impresión de dinero y la inflación. Mencionó algunas comparaciones entre Bitcoin en 2020 y el oro a principios de los 70.

Los fondos de cobertura pequeños ya están incursionando en Bitcoin, y Tudor Jones podría ser el inversionista más grande a la fecha que ha entrado. Ahora ya hay firmas que cuentan con servicios dirigidos a traer inversionistas institucionales a bordo con Bitcoin, ya sean fondos de cobertura, pensiones, oficinas familiares o firmas de Asesores Financieros Registrados, al proveerles la seguridad de grado empresarial y ejecución que ellos requieren, en una clase de activo que históricamente se ha enfocado principalmente en la adopción minorista. Incluso un administrador de activos tan grande como Fidelity ahora cuenta con un grupo dedicado a proveer soluciones institucionales de criptodivisas.

Hablando de mercado menudeo, las plataformas de Bitcoin se están volviendo más fáciles de usar. La primera vez que miré a Bitcoin en 2011, y de nuevo en 2017, y de nuevo en 2020, fue como una nueva era cada vez en términos de la usabilidad y profundidad del ecosistema que lo rodea.

Algunos grandes negocios ya están a bordo, a parte de aquellos que crecieron de orígenes cripto como Coinbase. Cash App de Square (SQ) permite la compra de Bitcoin, por ejemplo. Robinhood, la cual ha gozado de un flujo de millones de nuevos usuarios este año, incorpora compra/venta de criptodivisas en su plataforma, facilitando la transición a usuarios de Robinhood si resulta que cambian su tendencia desde acciones hacia criptos. Paypal/Venmo (PYPL) podría incluirlo algún día también.

Entonces, si el ciclo de “halving” de Bitcoin, o el escenario de política fiscal/monetaria llevan a un mercado alcista de Bitcoin dentro de los próximos dos años, existen suficientes puntos de acceso para que inversionistas menores e institucionales persigan ese impulso, potencialmente llevando al mismo resultado explosivo en precio que los tres ciclos previos tuvieron. De nuevo, no estoy diciendo que es una certeza, porque ultimadamente depende de qué tanta demanda haya, pero ciertamente pienso que es una posibilidad significativa.

Ideas Finales

Al momento, yo veo a Bitcoin como una apuesta asimétrica para una pequeña parte de un portafolio diversificado, basado en a) el efecto de red y seguridad demostrados de Bitcoin, b) dónde nos encontramos en el ciclo de “halving” programado y c) el escenario macro inusual que favorece a Bitcoin como una potencial cobertura.

Si se coloca un porcentaje pequeño de un portafolio, se tiene un riesgo de pérdida limitado. Si el precio de Bitcoin cae a la mitad o de alguna manera pierde todo su valor durante los próximos dos años, y este cuarto ciclo fracasa y colapsa totalmente y diverge completamente de los tres anteriores ciclos de lanzamiento/”halving”, entonces la apuesta para este periodo habrá sido fallida. Por otro lado, no es descartable que Bitcoin triplique, cuatruplique o tenga un potencial movimiento en precio fantástico desde los niveles actuales durante ese periodo si se comporta remotamente parecido a los tres ciclos previos.

¿Qué sucederá en este ciclo? No lo se. Pero entre más estudio la forma en que el protocolo funciona, y al observar el ecosistema alrededor de él a través de los años, me he vuelto cada vez más alcista sobre el como una especulación calculada con un punto de vista de dos años por ahora, y potencialmente por mucho más tiempo que eso.

Nota Adicional: Formas para comprar Bitcoin

Algunos me han preguntado cuáles pienso que son lo mejores lugares para comprar Bitcoin, así que agrego esta sección.

Mucha gente tiene fuertes sentimientos sobre dónde comprarlo o con qué compañías quieren hacer negocios; al final se trata de tu país de residencia, cuánto deseas comprar, qué tan involucrado deseas estar, y si deseas acumularlo o hacer compra/venta. Hay ventajas y desventajas en las selecciones según se prefiera la conveniencia, la seguridad o las comisiones.

Exchanges como Kraken y Binance y Coinbase son puntos de entrada populares para gente que quiere comprar algo de Bitcoin, especialmente si quieren hacer compra/venta. Haz tu tarea y encuentra aquel que cumpla con tus criterios y que opere en tu ubicación.

Yo pienso que Swan Bitcoin es muy buena para acumular Bitcoin, especialmente si lo que quieres es promediar el costo de tu compra, y yo lo uso. Cuento con un código de referido: la gente que se registre en swanbitcoin.com/alden/ obtienen $10 en Bitcoin gratis si comienzan a acumular a través de la plataforma. Para la mayoría, este es el método que personalmente recomiendo que revisen.

El fondo Grayscale Bitcoin Trust (GBTC) es un fondo público que almacena Bitcoin, y por lo tanto es un método indirecto que puede ser comprado a través de una cuenta existente de corretaje. Tiene algunas desventajas, como comisiones relativamente altas, una tendencia a intercambiar con una prima considerable y custodia centralizada, pero es una de las pocas opciones disponibles para inversionistas si quieren tener una pequeña exposición a Bitcoin dentro de una cuenta con beneficios fiscales.

Al final se trata de necesidades individuales. En general, si quieres minimizar comisiones y maximizar seguridad para una compra grande de Bitcoin entonces mantener tu propia billetera de Bitcoin y llaves privadas es la mejor forma de hacerlo, pero tiene su curva de aprendizaje. Si solo quieres comprar un poco y mantener algo de exposición y tal vez hacer compra/venta, algunos de los exchanges son buenos para entrarle. Para la gente que quiera tener exposición a largo plazo mediante promediar el costo, Swan Bitcoin es un gran lugar para empezar.

--

--

Bitcoin en Español

Misión: llevar contenido valioso y educativo sobre #Bitcoin en español - Bringing insightful and educational #Bitcoin content to spanish speaking community